PAISAJES Y GENTES DEL MARGEN ORIENTAL DE LA MANCHA. MUNICIPIO DE CASAS IBAÑEZ Y SU COMARCA (LA MANCHUELA) ALGUNAS REFLEXIONES DE CARACTER SOCIO-POLÍTICO. GEOGRAFÍA E HISTORIA.

sábado, 28 de diciembre de 2013

MONGOL- LA ÉPICA DE LAS ESTEPAS

Es un hecho histórico indiscutible que las grandes religiones del mundo se han formado en las vastas soledades de las estepas y los desiertos... allá donde el horizonte es infinito y la  tierra se ondula como el océano. Muy cerca, aquí, en los bordes del corazón de España que se asoman, sin verlo, al Mediterráneo, no se ha inventado (o no ha surgido) religión alguna proclamada por profeta, pero sí se han visto pasar tribus y legiones en su particular y violento modo de sembrar la civilización. Después, la fuerza de los siglos ha provocado cansancio, y los otrora guerreros que conquistaron imperios nos  dedicamos, mal que bien, a sobrevivir en este fárrago insoportable de la rutina y esos escenarios fraudulentos (en ocasiones, histriónicos) que la actualidad pretende hacer ley.

             Para escapar de estas aburridas y antiestéticas geometrías de la actualidad (incomprensibles para el alma libre), nada mejor que un filme de tintes épicos que narra una historia de la Historia en el corazón del mundo: allí donde las estepas se hunden sobre la ancha frente de ASIA. MONGOL, una película sobre la hazaña vital de Ghengis Khan y la expansión fulminante de este austero, sufrido y bárbaro pueblo hacia el Oeste.

MONGOL- EL FILME



                       En la siempre solitaria acción de la escritura y la música, es la estepa y su mineral condición disfrazada de campiña (viñedos y rastrojos; yermos y trigales) la que inspira mis tardes frente al ordenador y la guitarra. Os pongo aquí un enlace para que la música os acompañe, igual que a mí, en esas tardes de reflexión doméstica, lectura tranquila y mente abierta hacia los grandes espacios del tiempo.

LOS DESIGNIOS OCULTOS DE DIOS (del último trabajo en plan experimental de MARGEN ESTEPARIO "Instintivo, ecléctico y directo")

[foto: AMADOR GONZALEZ VILLANUEVA]

miércoles, 25 de diciembre de 2013

CASAS IBÁÑEZ, LA NAVIDAD Y LLUVIA POR TODA ESPAÑA

Los telediarios, los medios en general y esta civilización del espectáculo tan bien definida en el libro homónimo por Vargas Llosa (huelga indicar que recomiendo encarecidamente su lectura), muestran una vocación enfermiza al alarmismo y los títulos rebuscados. Así, en lugar de informar acerca de la bendita borrasca que, por su profundidad, ha sido capaz, hoy, de cruzar toda la Península Ibérica, desde el lejano Atlántico hasta estas tierras sedientas y quemadas por el hielo del borde interior mediterráneo, deben ceñirse al dudoso guión del dramatismo y hablar de "ciclogénesis explosiva" tal que si fuese el preámbulo cierto del fin de los tiempos. Un término técnico usado por los meteorólogos con fines puramente descriptivos (una diferencia de presión muy acusada entre dos masas de aire que interactúan, con más o menos violencia,  formando una borrasca), se convierte así en una cantinela con la que poder declamar odas al apocalipsis en las cafeterías progres del orbe social... Todo forma parte del atrayente escenario montado por la tramoya de estos  nuevos clérigos del milenarismo que conforman el IPCC y aledaños ideológicos. Pretendidos ecologistas metidos al servicio del marxismo universal. 
           Hace unas semanas, un hooligan de esta epecie me insultaba apoyado en el anonimato y me enviaba una soflama doctrinal acerca de la infalibilidad de la Ciencia, cuando es esa misma Ciencia (convendría leerse el Discurso del Método de Descartes) la que, por  su misma y esencial dinámica pone en cuestión cualquier aserto con pretensiones de dogma. En efecto, un cretino con ánimo de predicar y convertir...

En fin... Yo sigo a lo mío. Doy la bienvenida a estas borrascas pluriseculares que  barren la tierra seca de España desde el SW, y salgo, solo y ligero, a tomar algunas instantáneas de mis paisajes domésticos. Extensiones de agua  anegando las hondonadas y arroyos extinguidos que  recuperan su ser.




 Este margen oriental de la Llanura que quiere, sin lograrlo, asomarse al mar por encima del cinturón boscoso de los montes valencianos, no ofrece paisajes espectaculares. Se trata de yermos infinitos donde el marrón y le gris se combinan en parcas asociaciones. Sólo al poeta que sabe poner su mirada en el infinito le es dado aprehender el sentido y el alma de esta tierra con historia.

 La lluvia, después de este otoño finiquitado hace pocos días, tan seco y helador, confiere a la tristeza multisecular de los baldíos el colorido del agua y las lagunas estacionales. Yo voy, cámara en mano, en un intento de captar para la Historia la geografía particular de esta confluencia: sequedad e inundación.


 Y tras la frágil barrera de la soledad y la contemplación, a sólo 3km en línea recta, Casas Ibáñez asoma su rostro incoherente de tradición (la Iglesia) y fatuidad postmoderna (el bloque de los 8 pisos)... un poco para imitar el símbolo masón de el monolito piramidal que algunos pretenden representación de la Historia local.