PAISAJES Y GENTES DEL MARGEN ORIENTAL DE LA MANCHA. MUNICIPIO DE CASAS IBAÑEZ Y SU COMARCA (LA MANCHUELA) ALGUNAS REFLEXIONES DE CARACTER SOCIO-POLÍTICO. GEOGRAFÍA E HISTORIA.

domingo, 30 de enero de 2011

RUTAS DOMÉSTICAS-BTT HACIA LAS ORILLAS DEL RIO

RUTA BTT ABENGIBRE-BORMATE-RIBERA DE CUBAS... 51KM IDA Y VUELTA



Hoy hemos despachado, entre Roger y un servidor, lo que se considera por estos pagos una típica mañana de Domingo. Y aunque la intención original consistía en acercarnos a Valdeganga, desde Cubas, por el camino que por el margen derecho del río-la umbría de los locales-cruza en primer lugar el barranco que arroja al Júcar las aguas desmadradas del canal de María Cristina (ya sabéis: el que drena las corrientes que desde Alcaraz o el altiplano de Munera-El Bonillo, inundarían todo el sector de campiña llana al Oeste de la capital) para alcanzar, tras unos pocos kms, el puente de Valdeganga, las exploraciones laterales en ruta y un viento canalla y frío del suoroeste, nos han impedido, a la ida, llevar un desarrollo demasiado brillante (al menos, para el que esto escribe; pues ya es de sobra conocido que al héroe de Roger le da lo mismo subir que bajar... Siempre lleva el mismo ritomo endemoniado). También llevábamos idea de una conveniente parada en la sidrería del Cristina-Enea para reponer fuerzas y, quién sabe, coger seguidamente hasta Albacete el carril bici que pasa por Tinajeros. Pero eran cerca de las 11.00 cuando hemos salido y nos hemos dado cuenta que a las dos, tal y como habíamos prometido a las respectivas, no estaríamos en casa. De modo que con planes ya hechos para la semana que viene a cuenta de un bonito sendero que hemos descubierto en el margen de la umbría (que es el que podéis apreciar en la secuencia de imágenes que principian esta entrada), no nos ha quedado más remedio que darnos la vuelta a los 26´5km cumplidos, tras unas fuertes pendientes que nos han situado en la cornisa del cañón del Júcar, con un posible camino, delante, en balcón que sería una buena opción investigar: a vér hacia dónde lleva. Levantamos un perqueño hito de piedras en el final de etapa. Retomaremos el seguimiento, dadlo por seguro.
               Para el regreso, decidimos tomar la ruta alternativa que por en medio de las casas a la izquierda de la Iglesia de Cubas (según miremos desde el otro lado del río), asciende en pronunciados zig-zags hasta el depósito de aguas que véis en la foto. El último tramo, con una pendiente del 25%, es demasiado para mis castigadas piernas, que se bloquean, duras como el acero, y deciden que no pueden más, que se paran. Para Roger, no hace falta señalarlo, es sólo otro pequeño reto más a superar en su ya dilatada experiencia de marchas descomunales y carreras suicidas. Tras el depósito sube una carreterilla asfaltada que confluye con una ancha pista que seguiremos, dirección Este-Nordeste, hasta dar con el cruce de caminos que, desde Bormate y hace tan sólo una hora, utilizamos para llegar a Cubas por el camino-sendero de los antiguos colegios: bajada tremenda con vistas espectaculares de páramos desolados cubiertos de ralos matojos y barrancos donde la soledad y la tristeza se agazapan entre el roquedo a la caza de espíritus depresivos y sensibilidades altamente literarias. De todos modos, cuando tras el rectilíneo tramo de pista que de Norte a Sur hemos venido llevando desde el desvío de Bormate, después de una pequeña cuesta, nos encontramos, sin esperarlo, con este panorama donde sólo habita la erosión de los siglos y un paisaje construido a base de estratos y bancos sedimentarios de aplastados relieves, es como si nos lanzáramos a la conquista de un mundo extraño y remoto, ajeno por completo a la campiña y a la multisecular intervención humana que propende a la domesticación y a la transformación de los parajes, por muy austeros que éstos sean.

                         DETALLE DE RUTA DE REGRESO. ATENCIÓN AL TRAMO LONGITUDINAL DEL ULTIMO TERCIO DE LA SUBIDA: LE CALCULAMOS UN 25% DE PENDIENTE. ["Desde la umbría, mirando hacia la Iglesia, a la izquierda, fijamos la ruta de regreso por el sendero del 25%, cuya cuesta me desfonda miserablemente..."]

domingo, 23 de enero de 2011

BTT POR LOS RIOS DE LA LLANURA

22 DE ENERO, 2011 [12:00H- 0º C- SOLEADO] Hay hacia el Suroeste de la capital una intrincada red de caminos peatonales (pero también, y principalmente, ciclables) cuyo trazado se ciñe al seguimiento de los varios canales que drenan este sector de los alrededores de Albacete. Confluyendo en el colector principal que es el histórico Canal de Mª Cristina, a tan sólo un par de KM del popular paraje de la Fiesta del Árbol, parten estos canales abriéndose en abanico hacia los campos para recoger el agua sobrante de manaderos y hondonadas otrora encharcadas casi permanentemente a lo largo del año. Ahora, esta amplísima y monótona llanura por la que siempre, un viento tenaz, corre libre desde un horizonte a otro sobrevolando eriales y cultivos, maizales con modernos-y avariciosos-sistemas  de regadío, pastos y lechos agostados de lagunas...; esta inmensa estepa que es La Mancha Oriental, borde y siberiana los inviernos, e incendiaria como el mismísimo infierno en el estío, se hace hoy un poco más humana gracias a una renovada y más inteligente labor del hombre. Ya no se trata de apartar la ciudad de las insalubres vaharadas de los pantanos, ni de vaciar de todo elemento naturalmente genuino la totalidad de una campiña en exceso roturada, esquilmada y estéticamente muerta... No: hoy se trata de llevar a la gente por los caminos de la Naturaleza y la Historia. Caminar al lado de unos ríos que desparecían en mitad del desierto y volvían a surgir, ya en forma de lagunas y manaderos a ras de campo, a pocos km de la capital. El año pasado, gracias a unas abundantísimas lluvias (pero también y sobre todo, a un invierno pletórico en nieves) caídas a muchos km de distancia, hacia el Oeste, en pleno Campo de Montiel, cuyo efecto más sobresaliente ha sido la recarga del otrora exánime Acuífero 23- Oriental, los genuinos ríos de llanura El Jardín, El Mirón y Lezuza han vuelto a correr libres por sus, antaño, cauces originales, ocupados hace años por tierras de cultivo y regadíos circulares de maiz. Los ávaros y unicejos agricultores mecanizados se quejan de unas fuerzas difíciles de controlar, pero ¡qué gusto para el viajero poder contemplar extraños fenómenos como un río salido de madre que excava de nuevo su borrado curso!   Ayer, en uno de los días más fríos del invierno (había 0º justos, siendo las 12.00 y bajo un cielo soleado y despejadísimo) partí para Albacete con mi mujer y mi hija, y la bici, convenientemente desmontada en el maletero del auto. Ellas fueron a sus cosas (tiendas de ropa, librerías y Mac Donals) y un servidor salió desde la Uned hacia la Fiesta del Arbol y la fabulosa red de canales que corre a reventar de agua y parte hacia unos anónimos y casi invisibles parajes de la campiña que se convierten, sin embargo, en cuanto das con ellos en lugares de una especial significación geográfica e hidrológica. 5KM al norte de la enigmática (pero seca) Laguna del Acequión, un río que corre con furia, empujado por su propio y abundantísimo caudal, a través de unos campos llanos como una tabla, se cuela en mitad de La Llanura no sin antes conformar una red de lagunas interconectadas de varias hectáreas de superficie. El río Lezuza en el sumidero de los alrededores del Aljibarro.

LA FIESTA DEL ÁRBOL se constituye en punto estratégico para abordar en su totalidad el despliegue de caminos y canales que se abren hacia las amplitudes esteparias del Occidente manchego. No se si el curioso toponimo se refiere a los jardines vallados que a la manera de un modélico(¿?) parque urbanita quiso hacer el contrapunto en las afueras al archiconocido Abelardo Sánchez, o indica en exclusiva el torreón que se alza a 60 metros (un histórico depósito de agua que desde esa altura daba presión a todos los edificios de la ciudad) y se significa como verdadero faro-guía cuando buscamos la Urbe desde las inmensidades oceánicas y llanas en mitad de cualquier paraje de la campiña: donde los surcos de la tierra hacen de olas, y donde la vastedad, en su indescriptible aburrimeinto, de las monótonas topografías no nos permiten ni altozanos desde los que columbrar los objetivos ni puntos de referencia para saber situarnos correctamente en el mapa. Aquí, bajo este torreón de industrial ingeniería, confluyen la multiple variedad de itinerarios urbanos del carril bici y se proyectan, hacia el Oeste, en uno sólo que se ciñe bien al curso del Maria Cristina. Conforme avanzamos junto a las turbias aguas, iremos desgranando otras variantes cuyos desvíos vienen marcados por lo general á través de rústicos e históricos puentes. La abundancia de señales indicadoras y de mapas nos ayudarán a elegir el camino correcto. En mi caso, hoy, el objetivo es la Laguna del Acequión: 17km al Oeste, dirección Barrax.




 PRIMER Y SEGUNDO PUENTE- 4ºKM DE RUTA (DESDE LA UNED). DETALLE DE DIQUE-PARTIDOR, CANAL DE MARIA CRISTINA, COLECTOR PRINCIPAL.
MAPA PROVINCIAL IGN-E. 1:200.000/ ALBACETE CIUDAD Y CAMPOS DEL OESTE/SUROESTE; SITUACIÓN GENERAL-ZONAS ENDORREICAS SURCADAS POR LOS CANALES Y RIOS DEL JARDÍN, EL MIRÓN Y LEZUZA.
MAPA CARRILES BICI-ALBACETE/ ZONA URBANA Y GRANDES RUTAS: 1)A LA DERECHA(E): ALBACETE-VALDEGANGA, 22KM; 2)A LA IZQUIERDA (W): CANAL DE MARIA CRISTINA-RUTA DEL QUIJOTE-LAGUNA DEL ACEQUIÓN-PUNTOS INICIO RUTAS
MAPA GENERAL DE RUTAS AL OESTE-SUROESTE DE LA CIUDAD. EN VERDE: LA RUTA DEL QUIJOTE. ANTIGUO FERROCARRIL BAEZA-UTIEL QUE JAMÁS LLEGÓ A UTILIZARSE. POR ESTA RUTA SE LLEGA PRIMERO A BALAZOTE Y, DESPUÉS, SIGUIENDO EL VALLE DEL RIO JARDÍN, HASTA ALCARAZ. SERÍAN, IDA Y VUELTA DESDE ALBACETE, UNOS 140KM. UNA HAZAÑA MUY RECOMNEDABLE. UN SERVIDOR LA LLEVÓ A CABO DESDE BALAZOTE A ALCARAZ, CON ROGELIO, UN CALUROSO DÍA DE JULIO DE 2005; TODAVÍA ESTABAN ACONDICIONANDO ALGUNOS TRAMOS.
IMAGEN DEL LECHO DESECADO DE LA LAGUNA DEL ACEQUIÓN-FINAL 1ªPARTE DE RUTA, A 17,5KM DE LA FIESTA DEL ARBOL (AÑADIR 1KM MÁS DSDE LA UNED).    Comí sobre un altozano cubierto de césped bajo un brillante sol de invierno y protegido de un airecillo borde procedente del Nordeste que hizo que la temperatura no subiera de los 3ºC (Recordad que había salido de la UNED, a 0º justos). Sobre la historia particular de la Laguna y las sucesivas intervenciones para drenarla existe en internet una serie muy recomendable de artículos y monagrafías. Intentaré crear algún enlace para que podáis acceder desde aquí. Como bien dice Juanjo en su blog, ni en época de fuertes y continuadas lluvias he conseguido ver la Laguna inundada. El año pasado, cuando vine con mi padre a ver el desbordamiento del río Lezuza en la carretera de Barrax (ver entrada "..." de este mismo blog) me llevé un chasco al contemplar el mismo paisaje desolado que podéis contemplar en la foto. En todo caso, hay algo en estos solitarios y enigmáticos contornos que incitan a la observación tranquila y dejan volar la imaginación hacia remotas-quizá, épicas-edades de la Historia: hubo en el montecillo que véis allá al fondo cubierto de olmos y chopos un asentamiento de la Edad del Bronce que se constituye hoy en yacimiento cuya importancia se cita en los manuales de Prehistoria- Arqueología de la UNED. 5KM al norte, cuando, estupefacto, no daba crédito al pasiaje acuático que descubrí desparramado sobre la campiña (el Caserío del Aljibarro y la "desembocadura" del río Lezuza) y luego en casa leí acerca de las protestas de los potentados locales acerca de una intervención urgente por parte de la CHJ, la idea de canalizar todo ese volumen de agua-12hectáreas de superficie-hacia la Laguna del Acequión por medio de una conducción de 4km en línea recta, no me pareció una opción descabellada, y mucho menos dañina para el medio. Tampoco me pareció mal la respeuesta de la CHJ ni de los grupos ecologistas: los cauces de los antíguos ríos, igualmente, el lecho de las lagunas ávaramente desecadas, se constituyen en espacios públicos... La responsabilidad recae, entonces, por el que, abusando de la maquinaria y de la ley, ocupa, invade y rotura esos terrenos.

FOTO FINAL. MUY CERCA DEL CASERÍO DEL ALJIBARRO. MIRANDO HACIA CASA CAPITÁN Y LAS TIESAS, HACIA EL SUROESTE. EL RÍO LEZUZA SALIDO DE MADRE. A 22.5KM DE ALBACETE

martes, 11 de enero de 2011

SOLEDADES EN CAUDETE (I)

NO TODO SON PUEBLOS (Y MENOS AÚN, PUEBLERINOS) A un día vista, parece que no sea yo ese tipo que corre cuesta arriba por el sendero de los olivos, enfilando directamente hacia la sierra. La montaña que emerge a modo de fortaleza en el margen de los campos de las áridas estepas del Alto Vinalopó: ahí donde la póstrer franja de territorio albacetense avanza en cuña hacia la raya adminstrativa de Alicante, término municipal de Villena. Sierra Lácera, a la que he observado con ojos expedicionarios, los últimos 8 años,  abrazar en su telúrico seno la potencia de soles invernales, se alza ahora enfrente de mí a sólo un tiro de piedra. De modo que las escarpaduras de la portentosa cara sur me reciben en un renovado despliegue de acrobacias elementales y expuestos pasos de escalada que hacía meses (¿un año, tal vez?) no había necesitado ejecutar. Me arriesgo en plan compulsivo por una zona de cantiles en forma de gradas y rugosas placas que tengo que superar mediante sola y pura adherencia, con el gesto ansioso de un animal recién liberado. He salido de mi discreto refugio caudetano (un céntrico pero austero piso que comparto con otros compañeros un par de noches a la semana) enfilando al sur por la calle Atleta Amorós, el moderno aunque recoleto parque de la Piscina Municipal en dirección, a través del  bello paseo adoquinado y peatonal de "Las Acacias",  al Polideportivo, ya en las afueras. Camino a paso muy vivo discretamente equipado (zapatillas de running y mochila pequeña de ataque). Y aunque llevo un mapa detallado de la zona E. 1: 50.000, voy haciendo la ruta mediante navegación por estimación: camino de La Toconera, campiña, cantera y el sendero de los olivos. Un bellísimo y cómodo recorrido que se acerca a la base de la Sierra desde el Este y la rodea por su flanco hasta salir a una especie de balconada directamente alzada sobre las llanuras de Villena, y la fiera cara meridional de La Lácera, que desde aquí miro con arrobo. Pero lo más sorprendente quizá, por inesperado, es el extenso pinar que se extiende, a la manera de los bosques primigenios, por las amplitudes de la cuenca abierta al Sur y al Este que se recoge entre el arco serrano Lácera-Salinas y la cuadrícula casi perfecta de los secanos y regadíos que se cuelan, buscando el mar y el desierto yesífero alicantino por los estrechos de Elda y su imponente sierra local: El Cid.
          Y es ahora cuando toca una explicación acerca del subtítulo. Pienso en Casas Ibáñez y la penosa, mediocre y patética vida cultural en la que nos ha sumido 31 años de socialismo local. Con todo a nuestro favor (hablo como vecino patrio), capital comarcal, cabeza de partido judicial, intermedio de ruta entre Requena y Albacete por la N-322 (que une el Levante con Andalucía y el Corazón de La Llanura), una incompetente, rancia y retorcida labor de gobierno nos ha situado en la más absoluta de las penurias intelectuales (pero igualmente, desde el punto de vista material). Fracaso escolar a raudales, escuelas de posguerra, maestros afincados en Albacete a los que sólo les importa su sueldo y su horario (los chavales es sólo un aspecto menor de su trabajo), un cuerpo funcionarial de vividores, otro cuerpo de arribistas que se nutren del presupuesto local, y una corporación política que no se preocupa más que  del típico (tópico, igualmente, pero no menos verdadero) "a ver qué puedo sacar" y "a ver quién me enchufa en la diputación", epítome de tíos y tías que perpetúan un parasitismo insoportable sobre las espaldas del ciudadano. Sí... Esto es Casas Ibáñez: la ruta del bakalao que ha destruido dos generaciones de chavales, miserables fumetas que confunden su chafardera adicción a la marihuana con alta actividad cultural y preocupación sobre el Calentamiento Global; y unos dandis arrimados a Papá PSOE, con generosos sueldos y una envidiable situación socio-económica, que pontifican acerca de los perniciosos efectos de los combustibles y brindan cada vez que estos suben y nos acercan más, a la gente del común, pero no a ellos, al cenagoso estrato de la miseria de solemnidad.

           Caudete tiene 10.000 habitantes. El alcalde es socialista... Pero hay que ver qué pueblo más interesante y qué fermento social y cultural conforma su diario acontecer. ¿Será por su proyección hacia el Levante? Esto, aunque se me quiera echar en cara como flagrante contradicción de mis deprimentes tesis sobre el lugar de donde provengo, es justamente lo contrario: apoya la certeza incuestionable de la mediocridad entreverada de mala leche del socialismo ibañés.

LA EXCURSIÓN.  CAUDETE-SIERRA LÁCERA-CAUDETE
                                10 DE ENERO DE 2011



FOTOS 1, 2 y 3.  LAS AFUERAS DE CAUDETE, POR EL SUR, E IMAGEN TÍPICA DEL HÁBITAT DISPERSO DE LA CAMPIÑA. EN LA FOTO 2: ¿MANSIÓN PARTICULAR O BODEGA?  En Caudete es típico salir en grupos de amigos/as a tomar vinos a determinadas bodegas que abren sus puertas para este menester. Al reclamo de los buenos caldos degustados en buena compañía oferecen al visitante sus artesanos productos.
PARA VER EL RESTO DEL RELATO SOBRE LA EXPEDICIÓN A SIERRA LÁCERA:   ENTRAR EN MARGEN ESTEPARIO http:// margenestepario.blogspot.com/
EXCURSIÓN A SIERRA LÁCERA






domingo, 9 de enero de 2011

CORREDOR DE FONDO (II)

Ya lo comenté ayer. Son reductos de discreta belleza... El paradigma de la esencia castellana: una exigua fuente que apenas brota, el brocal de un pozo que se desborda, el apenas dibujado curso de un antiguo arroyo que ahora se sale por sus márgenes e inunda los campos anejos..., un árbol solitario en mitad del eriazo como único testigo del paso del tiempo y los avatares del clima.


sábado, 8 de enero de 2011

CORREDOR DE FONDO (I)

Esta desolada, desértica e inclemente llanura se presta a las mil maravillas para la sufrida actividad del corredor solitario. La planitud topográfica y una red de caminos que parten radialmente de un núcleo-en este caso, de la localidad de Casas Ibáñez-y se lanzan por la campiña a la conquista del horizonte inabarcable, resulta en el acicate ideal para el sufridor compulsivo. Para un servidor, al cabo de los años, correr se ha convertido en una necesidad vital. Airear los pulmones y la cabeza a través de esos llanos paisajes que nos aproximan al desierto, y contemplar la discreta belleza de cualquier reducto de vida salvaje, una laguna, un manantial o un pinar apartado, se erige en recompensa suficiente para no ceder al pánico antropológico y tomar el camino sin retorno de la emigración hacia tierras y pueblos de mayor enjundia espiritual. Ya he comentado en repetidas ocasiones que los últimos inviernos, la abundancia de precipitaciones (y frío extremo, muy a pesar de los pesadísimos discípulos del IPCC) han traído a estos áridos parajes una sencilla bendición sin pretensiones en forma de lagunas: un afloramiento en superficie del nivel freático; todo ello a pesar del expolio al que lo someten los ávaros y mecanizados agricultores que horadan el campo con sus maléficos pozos, en una tierra cuyo verdadero potencial es el puro y genuino secano. [En este punto preciso, introduzco una reflexión: algunos de los responsables políticos, muy progres y ecologísitas ellos, que en privado atacan la desmedida avaricia de los labriegos patrios, jamás hicieron nada en contra del expolio del acuífero, siquiera se posicionaron públicamente, cuando tuvieron la responsabilidad de gobernar. Ni protegieron fuentes y manantiales, ni hicieron pedagogía al respecto. De modo que, tal y como podéis ver reflejado en las polémicas desarrolladas en COMENTARIOS al final de las entradas recientes, aquí tenéis un ejemplo más de coherencia en una mentalidad conservadora, y el signo decididamente inestable, torticero y extremadamente adaptativo, aunque patéticamente burdo en su aplicación, del doctrinario ad hoc típicamente socialista.]
LAGUNA MAYOR. En el  plano medio se aprecia el curso del Arroyo de La Cañada. Al fondo, en posición elevada sobre la colina que ocupa, el caserío  Casa-Piqueras, ya en término de Alborea. KM 4 de la ruta.