PAISAJES Y GENTES DEL MARGEN ORIENTAL DE LA MANCHA. MUNICIPIO DE CASAS IBAÑEZ Y SU COMARCA (LA MANCHUELA) ALGUNAS REFLEXIONES DE CARACTER SOCIO-POLÍTICO. GEOGRAFÍA E HISTORIA.

jueves, 31 de diciembre de 2009

DICIEMBRE Y SU ARCO DE BORRASCAS



CERRO DE SAN JORGE HACIA ALBOREA Y LA SIERRA DE MARTÉS

El día 15 de Diciembre amaneció sorprendiéndonos con esta estampa decididamente ártica. (No se cómo se lo habrán tomado los nuevos profetas-milenaristas del clima; seguramente mal. Cuando la inveterada costumbre de los inviernos esteparios te arroja a la cara esta tozuda regularidad siberiana, que después de dos meses-quizá más-de heladas brutales, viento y, sí, la misma escasa y preciosa lluvia de siempre, te hace añorar el tórrido verano, esos modelos trucados que vaticinan el apocalipsis laico se ponen fastidiosamente en evidencia.) Lo anunciaron, días atrás, los meteorólogos y el 14 comenzó la gran nevada. A las 16.00h tuve la suerte de contar con la generosidad de mis jefes y pude iniciar viaje de regreso (101km de ruta por la estepa inclemente) a través de un paisaje nada tranquilizador. Entre Almansa y Ayora me atrapó el corazón de la borrasca de nieve, y unos copos enormes empezaron a cubrir la carretera (el campo, a mi alrededor, ya lo estaba). De modo que a no más de 80km/h pude llegar a la segunda de las localidades. De ahí hasta Alcalá del Júcar, un infierno de carretera helada y desaparecida bajo dos palmos de nieve, me llevó, siguiendo la peligrosa, aunque fascinante, umbría de La Hunde y Carcelén, hasta el cruce de Alatoz: pude respirar tranquilo al verme ya cerca de casa. Más de una vez pensé que, a 30km/h, no me hacía con el control del vehículo...

           Este día de la estampa (el 15) salí bajo un sol radiante y a -5ºC a dar un pequeño paseo por el camino del Pocico Salado hacia la cima del otero que hemos tenido la suerte, aquí en Casas Ibáñez, de tener cerca. Un rincón para la aventura-o para planificar algunas de ellas-en este olvidado, remoto y culturalmente inerme rincón de la llanura esteparia Manchega.

2 comentarios:

  1. Ay Juan. Veo que eres un descreído del cambio climático. Y es que, para una vez que nieva parece que ya está todo arreglado. Pues no, si hablas con los viejecillos/as del lugar te dirán que para nevadas, las de antes, y es que, como dicen "el tiempo que hace ahora no es normal", je, je. Un abrazo. Goyo.

    ResponderEliminar
  2. Hola,Goyo:

    Creo que lo primero en este delicado tema es no confundir memoria con conocimiento. Conozco muy bien las conversaciones de los abuelos diciendom que antes hacía más frío y todo eso. Pero las estadísticas de los observatorios meteorológicos recopiladas en los últimos 40 o 50 años los contradicen. No hay más que echarles un vistazo y salir de dudas. Aparte hay unos libros de Prehistoria y Geología muy buenos en la Uned en los que cualquier estudiante mediocre (yo mismo) puede concluir que el clima por su misma esencia ha cambiado varias veces en la Historia y que ahora, curiosamente, nos encontramos en el final de un interestadio Glacial; el final del Holoceno. No voy a arriesgarme aquí a que me crucifiquen por hereje en esta nueva religión que se han inventado los burócratas que ven cómo la Libertad y la Cultura liberan a la gente del poder que ellos pretenden ejercer: soy más ecologistas que muchos conspiradores de café y subvención porque lo demuestro día a día en mi actitud de absoluto respeto con el entorno. Dime, ¿es muy ecológico acabar con el único reducto de fauna y flora salvaje, rapaces incluidas, de nuestra comarca sembrándolo de monstruosos aerogeneradores metálicos de 70 metros? Aviso al hipotético lector que lo que está en juego es la Libertad y el Progreso y no el clima. De hecho, ahora mismo se ha descubierto de qué manera estos nuevos pontífices han falseado conscientemente los datos. Lo hemos visto en Internet. El progreso tecnológico, el desarrollo económico es lo único que evita que el hombre haga feroz rapiña sobre los recursos. Hay otro dato: hay hoy en España (en cualquier país desarrollado de occidente) más masa boscosa que hace un siglo: cuando la gente tenía que roturar la tierra para comer y arrasar los bosques para calentarse. Animo al hipotético lector a que investigue por su cuenta y que saque sus propias conclusiones: que nos se deje asustar por los actuales profetas del milenio. Aparte de ello-y en referencia a tu labor-sigo pensando que mereces todo mi respeto porque, primero, me puedo equivocar y, segundo, se que crees en lo que haces. Y, tercero y lo más importante, nos gusta ver la tierra tal y como la conocimos...

    Feliz Año y mucha salud.

    ResponderEliminar

Pon aquí tu comentario. Me interesa mucho. Gracias.